Nuestra experiencia con la natación para bebés

Hoy mis hijos han empezado natación, es algo que quería que hicieran desde hace tiempo pero por temas organizativos no había sido posible. Así que hemos aprovechado las vacaciones para que hagan un intensivo y ganar  seguridad en playas y piscina. Aunque siempre con los dos ojos alerta.

Tomaba un café mientras los veía a lo lejos en la piscina, con su gorrito, sus gafas… y me ha venido algo a la cabeza.

Cuando M, el mayor tenía 6 meses hicimos durante dos trimestres un cursillo de natación para bebés. En ese tiempo mi jornada laboral empezaba a las 15hrs y aprovechaba las mañanas para hacer actividades  con el recién llegado.

Es un recuerdo bonito el que guardo,  un tiempo para los dos, para conocernos y obviamente con todos los beneficios que nos aportó la “natación”

Las clases duraban 30 min. Empezábamos con una canción de bienvenida, después  una sesión de ejercicios con canciones, juegos con cubitos, aros, zambullidas… M quedaba relajadísimo, apenas lo vestía,  lo metía en el cochecito y ya dormía, se despertaba cuando llegábamos a casa con buen apetito.

Sin duda le ayudó a disfrutar de los baños, dejó de llorar cuando le caía agua por la cabeza y se hizo fiel amigo del agua. Además de ser un rato bonito  para nosotros dos,  compartido con otras mamás y bebés.

Con P ya no tuve tanta suerte, el horario laboral era diferente y se quedó pendiente en la lista de cosas por hacer.

Así que espero que durante el mes de agosto aprendan y sobretodo se diviertan

Habéis hecho natación con bebés? Que tal ha sido vuestra experiencia?

Anuncios

7 comentarios en “Nuestra experiencia con la natación para bebés

  1. Tengo una niña de año y medio. Ahora que el verano nos trajo calorcito en Boston es que he podido llevarla a la piscina. Trato de enseñarle a mover sus piernitas dentro del agua. Aprende muy rápido. Clases de natación es una de las cosas que está en mi lista. ¡Quizás el verano que viene! Tengo piscina donde resido y me pasa lo mismo cuada vez que la llevo. Se toma su buena siesta y lista para comer un gran plato cuando se levanta. ¡Me disfruto mucho ese tiempo con ella!

    Le gusta a 1 persona

  2. Cómo me he sentido identificada con tu experiencia con el mayor. Aunque yo empecé cuando mi hijo pequeño tenía 5 meses. La rutina y la duración de las clases era más o menos la misma, aunque sin canción de bienvenida. Nosotros inamos los sáados por la mañana y alguna vez tamién habían venido las hermanas a la clase. Al final, lo mismo, era subirlo en el carro y quedarse durmiendo ja,ja.. Es una experiencia muy recomendable!!! besos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s