Cocinar con niños

El otro día, a la salida del cole, M andaba cabizbajo, le pregunté  que le pasaba y me dijo que cuando llegara a casa me lo explicaba. En apenas 10 minutos de trayecto hasta casa  por mi cabeza pasaron mil cosas, él no abrió  boca. Cuando llegamos a casa, enseguida le pregunté. M me contó que había una niña, que durante trayecto, salir de clase y bajar a donde esperamos los padres, había tirado entera a la basura la manzana que había repartido la tutora para merendar. Como en muchas otras ocasiones, me quedé parada sin saber muy bien que decir, le abracé y le dije: “Te entiendo, me gusta que me lo hayas explicado” Después intenté (erróneamente) justificar el acto de la niña diciendo, tal vez la manzana tenía un lado negro, a lo que mi hijo contestó dándome una lección “Si tiene una parte negra con un mordisco la arranca y la tira y si no tiene hambre, la guarda en la mochila para el recreo de mañana, ¿Tú sabes que  una persona, plantó el árbol, lo regó, lo cuidó, hasta que salieron las manzanas, las recogió y las llevó al mercado? ¿Tú sabes cuánta gente se hubiera comido la manzana que ahora está en la basura. Tienes razón hijo, tienes razón.

Cocinar con niños / Beneficios de cocinar con tus hijos

A pesar de que hace ya días del episodio, mi mala gestión del asunto hace que no se me vaya de la cabeza, por otra parte, me doy cuenta de las cosas que nos está enseñando Cocinar en familia. Así que, en una noche de insomnio, porque pobre, M hoy está malo, me he decido a recopilar este aprendizaje y compartirlo con vosotros.

¿Qué podemos aprender cocinando con niños?

  • Para ellos es diversión para nosotros aprendizaje, así que hacemos del momento “cocinitas” un momento divertido y no puede ser de otra forma. Si “el horno no está para bollos” Mejor dejarlo para otro día.
  • Higiene. Lo que pasa por nuestras manos, acabará en nuestro estómago, así que es importante, empezar a cocinar, siempre, lavándonos las manos y  mantenernos “limpios” durante todo el proceso.
  • Experimentación: Cocinar es experiementar. Batiendo y aplicando calor a unos huevos, conseguimos una tortilla. La levadura, reacciona en las masas y las hace crecer…  la de experimentos comestibles que podemos hacer, este punto merece un post aparte ¿No os parece?
  • Organización: Cocinar no es sólo seguir los pasos de una receta, hay que organizar los utensilios, organizar los ingredientes, planificar el tiempo, cocinar y recoger.
  • Trabajo en equipo: En la cocina hay que organizarse, repartir tareas y confiar en el otro. Entre mis hijos el “Lo hago yo que él no sabe” es recurrente, y hay que saber gestionarlo y aprender a trabajar juntos.
  • El origen de los alimentos, conocer la naturaleza y respetar su ciclo es muy importante. Visitar granjas, huertos… Consumir productos de proximidad y temporada, harán de nuestra cocina un lugar sostenible, es muy importante que nuestros hijos crezcan sabiéndolo.
  • Reciclar: Qué hacemos con las pieles de naranja, las cáscaras de huevo… si las ponemos en el contender marrón , se convertirán en abono para plantas.
  • En la cocina, no se tira nada, si sobra comida se puede guardar, congelar e reinventar nuevos platos con ella…. Eso es así de toda la vida, si no, que se lo digan a las croquetas… Es importante que ellos sean conscientes de que con un poco de caldo, pasta o lo que sea, pueden surgir nuevos platos deliciosos.
  • En la cocina nos equivocamos, las cosas no siempre salen bien a la primera, o no salen como esperábamos, si hijos,  esas cosas pasan cada día. “Seguro que con un poco de práctica pronto nos saldrá bien”.
  • “Salirse de la raya” metafóricamente, claro. Seguir las recetas y dejarles innovar y cambiarlas a su gusto.  Adaptar las recetas, como por ejemplo, intentar sustituir el azúcar de algunas recetas por propuestas más saludables,  lo hago constantemente, y me interesa dar las herramientas a mis hijos para que ellos, llegado el momento también puedan hacerlo, aunque la receta no lo marque así.
  • El momento báscula les encanta, así que es un buen momento para divertirse y  aprender las unidades de masa y volumen que aprenden en el cole.
  • Tiempo y paciencia.  Ese momento en que metes el bizcocho en el horno y les dices “Ahora tenemos que esperar 40 minutos sin abrir el horno” ¿Pero 40 minutos, cuántos minutos son? Esa pregunta seguro que la habéis escuchado alguna vez… yo les doy el relojito de la cocina y los hago responsables del tiempo. También os digo que a veces “alguien” se pone a jugar con el reloj y se nos pasa el tiempo. Después de cada fail hay aprendizaje.
  • Conocer sus gustos, probar cosas nuevas y aprender a comer de todo Aunque intentamos ofrecer variedad a nuestros hijos, hay cosas que no nos gustan y  no compramos. A mi me pasa con las leches vegetales,  no me gustan y no tengo costumbre de comprar (aunque debería). En casa de mi padre sólo hay leches vegetales y así descubrí como a mi hijo mayor le encantan. Lo mismo me pasó con la Quinoa y mi hijo pequeño, así que, nos toca preparar y comer, hamburguesas de brécol y quinoa, que a él le encantan.
  • Identificar los alimentos típicos de cada estación del año y conocer los platos típicos de su región y que formen parte de su cultura gastronómica, cuando sea mayor.
  • Ahora que todavía son pequeños, intento ofrecerles propuestas saludables para la meriendas meriendas y sus comidas. Parece que no, pero llegará el momento, y después del cole se irán a comprar “ellos y sus amigos”,  la  merienda… Para mí es importante educarlos para que cuando  no esté, escojan la opción saludable, así que por ello, intento empaparles de buenos hábitos, información, no prohibirles nada y cruzar los dedos llegado el momento.
  • Identificar sabores, olores, texturas incluso colores. Probad a hacer una cata ciega con ellos, veréis que divertido.
  • Se puede cocinar aunque falten ingredientes, se pueden obviar o sustituir por otros. San Google es una fuente de sabiduría al respecto. Al mismo tiempo, enseñamos a nuestros hijos a cocinar con lo que tenemos en casa y no salir a comprar cada vez que tenemos que preparar algo.
  • Si has llegado hasta aquí y te preocupa no saber cocinar, te digo por experiencia, que nunca es tarde y que hay talleres de cocina para niños, que serán una opción divertida de aprender y hacer una actividad en familia. Hay talleres gratuitos, pero algunos “pagandini” tenlo en cuenta a la hora de hacer un regalo.
  • Inspiración en blogs, instagram y pinterest ¡Qué nunca falte! Ellos mismos, acompañados por nosotros, pueden escoger alguna receta especial que preparar, como su tarta de cumpleaños 😉

Cocinar con niños / Beneficios de cocinar con tus hijos

Si algo tengo seguro, es que mis hijos tendrán que comer y preparar su comida cada día de su vida (como nosotros), al igual que se hacen la cama, recogen la mesa o barren, dejemos que sean autónomos en la cocina. Siempre acompañándolos y siempre adaptado a su edad y a su forma de ser. No se trata de soltar el rollo cada vez que cocinamos, pero sí ser conscientes de todo lo que la cocina nos enseña.

Seguro que tú tienes algo que aportar a este post, así que me encantaría que me lo contaras en comentarios 🙂

¡Espero que os animéis a cocinar con vuestros hijos! ¡Feliz día!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

8 comentarios en “Cocinar con niños

  1. Que sabio es M. Y cuanta razón tiene. Hay comportamientos injustificables.

    Yo también meto a los peques en la cocina. Tiene muchas cosas buena y una mala: recoger y limpiar después.

    Me gusta

  2. Muy buen razonamiento el de tu peque… La verdad es que cocinar con ellos aporta muchísimas cosas buenas. Por mi parte debería dejarles meterse más, es cierto :(. Hago propósito de enmienda jejeje

    Me gusta

  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Cocinar con niños aporta muchísimas cosas aparte de lo que es propiamente la cocina.
    Y yo añadiria la confianza en ellos mismos y la satisfacción al ver que han preparado algo que luego lo disfrutamos toda la familia.
    Ah! Y me encanta la reflexión de M. Es una pasada como ven ellos las cosas

    Me gusta

  4. Por aquí hacemos pizza o bizcochos juntos y a los peques les encanta hacerlo y luego comerlo todos juntos, como le digo que está buenísimo no paran de decir LO HE HECHO YO😂😂😂😂😂😘

    Me gusta

  5. ¡Que consciente tu niño! Imagino que te habrás sentido muy orgullosa al escucharlo. Tiene toda la razón del mundo. Hay que valorar las cosas y agradecerlas. Me encantó esta entrada. =)

    Me gusta

  6. En este tema tengo que hacerte caso ¡porque eres toda una experta! Yo soy una pésima cocinera, pero al menos trato de no ahuyentar el interés de mi bichilla, que sí quiere estar todo el día entre fogones. Por ahora, lo único que tengo bien entrenado es la cuestión de la higiene y el de la paciencia. ¡Debo seguir practicando!

    Me gusta

  7. La lástima es que siempre tenemos prisa y no dedicamos el tiempo necesario a las cosas importantes. Yo también soy de la opinión de que cocinar con los niños, al igual que jugar, leer, limpiar… es divertido e imprescindible.
    Un besito,

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s