Recuerdos de una noche de verano

Tal día como hoy, 3 de Agosto, hace 6 años, nació mi primer hijo M. Cada año cuando llega su cumple me emociono recordando cada instante de ese día.

Recuerdo que es nuestro aniversario, 6 años juntos, son las 12 de la noche y quiero dormir.

Recuerdo que es domingo, hace mucho calor.

Recuerdo tumbarme, no se como ponerme y para varíar tengo pipí.

Recuerdo levantarme y romper aguas.

Recuerdo abrazar muy fuerte a mi pareja pensando ha llegado el momento.

Recuerdo llamar a mi hermano para que avise a mi padre.

Recuerdo pensar en mi madre y pedirle que nos cuide desde “arriba”.

Recuerdo llamar a la comadrona y que me diga que mañana a las 8 vaya al hospital,  que  controle las contracciones y que la avise si son cada 5 minutos.

Recuerdo no recordar las clases preparto.

Recuerdo mis dos mascotas léela, y sónar mirarnos desde la terraza, respetando nuestro espacio,  sabiendo que era un momento importante.

Recuerdo a mi pareja apuntar las contracciones con pulso tembloroso.

Recuerdo que en menos de una hora las contracciones pasan a ser cada 5 minutos.

Recuerdo llamar a la comadrona y que me diga “No te he dicho que me llames cuando las contracciones sean cada 5 minutos”

Recuerdo decirle “Pues por eso llamo”, y que me pida que vaya “volando al hospital”

Recuerdo tener mucho calor y pegarme una ducha fría.

Recuerdo a mi pareja llamando a un taxi y preparando las maletas.

Recuerdo tener todo escrito en listas, menos mal, en ese momento no puedo pensar.

Recuerdo emoción y miedo al mismo tiempo.

Recuerdo peinarme a conciencia para que el flequillo no me venga a la cara en el momento del parto y a mi pareja estrañada preguntando que hago.

Recuerdo contracciones cada 3 minutos.

Recuerdo el sonido del sms su taxi ya está aquí.

Recuerdo a mi pareja con las maletas diciéndome Venga vamos! y recuerdo decirle, te vestirás, no?

Recuerdo salir de casa que hubiera un grupo de gente de marcha aplaudiéndome  emocionados diciendo, “va a tener un hijo”.

Recuerdo el taxi por la calle Sant Marc.

Recuerdo llegar al hospital.

Recuerdo meterme en una salita, ponerme las correas.

Recuerdo el tuc tuc tuc tuc de las correas y empezar a sentir más dolor en las contracciones.

Recuerdo la comadrona y pensar me cae mal.

Recuerdo que mandara a mi pareja a la habitación a dejar las maletas y que bajara con un arrullo y la primera puesta.

Recuerdo sentirme sóla sin él.

Recuerdo su cara de “miedo enternecedor” mientras la comadrona le daba instrucciones.

Recuerdo el pinchazo de la epidural.

Recuerdo no sentir dolor, pero sentir frío y escalofríos.

Recuerdo “tú ginecólogo ya está de camino”.

Recuerdo los tactos con un dolor horrible.

Recuerdo “en 15 min al paritorio” y mirar a Marcos mi pareja.

Recuerdo que me pasen de camilla y vayamos al paritorio.

Recuerdo oír a alguien gritando en el paritorio.

Recuerdo la luz de fluorescente y la las baldosas blancas.

Recuerdo tener miedo.

Recuerdo ver a mi ginecólogo, tiene cara de sueño, son las 6 de la mañana, pero me hace sentir bien.

Recuerdo darme ánimos.

Recuerdo ver a Marcos, mi pareja,  vestido de quirófano, si pudiera me reiría pero no puedo ni sonreír.

Recuerdo que el anestesista se llamará igual que mi pareja y eso creará un caos.

Recuerdo llega el momento. Mónica tienes que empujar ¿¿¿Empujar??? ¡ No siento nada! No puedo empujar.

Recuerdo la cara de enfado de mi ginecólogo “le habéis puesto la epidural   demasiado arriba”

Recuerdo a la comadrona decir, estas primerizas….

Recuerdo sentirme mal, quiero ver a Marc y saber que está bien.

Recuerdo hablar con mi ginecólogo. me da varias opciones, me duerme…. y saca a M.

Recuerdo entre sueños a M desnudo encima mío.

Recuerdo medio dormida decirle a Marcos que me lo ponga al pecho, eso si lo recordaba de las clases pre parto.

Recuerdo que se lo llevan a la incubadora.

Recuerdo que ya estoy en la habitación, mis suegros y Marcos dan vueltas por la habitación.

Recuerdo a la enfermera diciendo, la mamá ya se ha despertado, vamos a traerle a Marc.

Recuerdo en mi cabeza “mamá, mamá soy mamá”

Recuerdo estar tan emocionada que ni pregunté peso ni nada.

Recuerdo lo quiero coger.

Recuerdo decir, Marcos en vez de la toquilla le has dado una toalla.

Recuerdo su cara de… con estos nervios que voy yo a saber.

Recuerdo la felicidad en un estadio superior con él en mis brazos

Recuerdo ese instante como lo mejor que me ha pasado en la vida

Recuerdo paz.

Y así son los recuerdos que cada noche del 2 agosto me vienen a la cabeza, con lagrimilla incluida. No fue un buen parto, pero por suerte 2 años después llegó P y borró todos los recuerdos negativos haciéndome vivir un parto feliz.

Ya han pasado 6, 7  años, y yo que pensaba que era imposible quererte más que cuando te abracé por primera vez ♥

Hoy estamos  de celebración con recuerdos de una noche de verano

Anuncios

Nuestra experiencia con la natación para bebés

Hoy mis hijos han empezado natación, es algo que quería que hicieran desde hace tiempo pero por temas organizativos no había sido posible. Así que hemos aprovechado las vacaciones para que hagan un intensivo y ganar  seguridad en playas y piscina. Aunque siempre con los dos ojos alerta.

Tomaba un café mientras los veía a lo lejos en la piscina, con su gorrito, sus gafas… y me ha venido algo a la cabeza.

Cuando M, el mayor tenía 6 meses hicimos durante dos trimestres un cursillo de natación para bebés. En ese tiempo mi jornada laboral empezaba a las 15hrs y aprovechaba las mañanas para hacer actividades  con el recién llegado.

Es un recuerdo bonito el que guardo,  un tiempo para los dos, para conocernos y obviamente con todos los beneficios que nos aportó la “natación”

Las clases duraban 30 min. Empezábamos con una canción de bienvenida, después  una sesión de ejercicios con canciones, juegos con cubitos, aros, zambullidas… M quedaba relajadísimo, apenas lo vestía,  lo metía en el cochecito y ya dormía, se despertaba cuando llegábamos a casa con buen apetito.

Sin duda le ayudó a disfrutar de los baños, dejó de llorar cuando le caía agua por la cabeza y se hizo fiel amigo del agua. Además de ser un rato bonito  para nosotros dos,  compartido con otras mamás y bebés.

Con P ya no tuve tanta suerte, el horario laboral era diferente y se quedó pendiente en la lista de cosas por hacer.

Así que espero que durante el mes de agosto aprendan y sobretodo se diviertan

Habéis hecho natación con bebés? Que tal ha sido vuestra experiencia?

Hucha DIY, ahorro y ahora lo compro

Esta mañana compartía el Yo ahorro, tú ahorras, él ahorra…Este proyecto ahorro llega a su fin! La semana pasada rompimos la hucha, literal.

Fuimos a una tienda de juguetes, M se fijó en unos walkie talkie, creo que lo que le conté le convenció. En principio no era por lo que había estado ahorrando pero me convenció cuando me dijo que con este podía jugar con su hermano y con el otro juego no. Yo le pedí que lo pensara bien. Me dijo que seguro, que quería jugar con P.

Le expliqué que cuando era pequeña jugaba con mis primos y los walkie talkie. Claro que en esa época nos escondíamos y sólo oíamos el grrrr grrrrr grrrrr grrrr y no conseguíamos comunicarnos, así que el juego derivaba en un escondite en toda regla!

Estábamos en la tienda comprando un regalo de cumple, hubiera sido muy fácil pagarlo y que me diera el dinero de la hucha, pero quería que fuera consciente de que el dinero no nace de las plantas, que uno tiene lo que tiene y que se tiene que gestionar!

Así que fuimos a casa, rompimos la hucha y contó hasta 20euros, los metió en una bolsita de Spiderman y hacia la tienda fuimos!


Cuando llegamos, no había nadie y se me ocurrió que entrara sólo, yo me quedé observando desde la puerta. Se dirigió a la dependienta, le dijo lo que quería, y fueron a buscarlo. Después en el mostrador vació la bolsa de monedas y contó hasta 20, en ese momento la chica le dió la bolsa y el ticket! Y salió con una sonrisa de oreja a oreja. Lo primero que me dijo:

¡¡¡¡Mami lo he comprado yo sólo!!! 

Así que contento con lo que había comprado y por el hecho de hacerlo el sólo!


Ahora tengo un hijo limpiando pelusillas debajo de las camas intentando comunicarse con el otro dentro de un armario….

Grrrrr Grrrr cambio y corto Grrrr Grrrr

¿¿¿También jugabas con walkie talkies cuaándo eras pequeño ??

¡Los sábados, paella! 

¡Ya ha legado el  sábado! ¡Mi día favorito de la semana! En casa nos gusta celebrarlo comiendo paella.

Aunque yo vivía en Mallorca pasábamos todos los veranos en casa de mis abuelos en Alicante, allí tengo un montón de recuerdos felices. Uno de ellos los domingos paelleros por excelencia, nosotros nos bañábamos en la piscina, mientras un olorcito nos invadía y  avisaba que quedaba poco para la hora de la comida. Qué gustazo, fresquito de la piscina, con un buen plato de paella y en familia!!! ¿¿¿Que más se puede pedir???

En casa hemos heredado esa tradición, sentarnos a la mesa a comer paella, de carne, pescado, mixta, pelada, sin pelar… Nos da igual! Es un momento de sentarnos en familia y disfrutar. Ojalá un día cuando mis hijos preparen paellas, o las coman, también tengan  recuerdos de “los sábados, paella”.

¿Y  a tí, cómo te gusta la paella? ¡Feliz sábado!